Todas las imágenes contenidas en este blog son propiedad del autor. No pueden ser reproducidas ni utilizadas sin la autorización expresa del autor. Para cualquier consulta o comentario estoy a vuestra disposición en: gonzalo1958@yahoo.es

lunes, 20 de octubre de 2014

Ana


Negros ojos negros.
El mundo se abría
sobre sus pestañas
de negras distancias.
Dorada mirada.
El mundo se cierra
sobre sus pestañas
lluviosas y negras.
Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Miguel Hernández

lunes, 13 de octubre de 2014

ser mujer


Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Gioconda Belli

lunes, 6 de octubre de 2014

ausencia


Ausencia

Cuarenta metros cúbicos de soledad, el cuarto.                             
El abrigo de la percha, ahorcado,                            
el sombrero en la mesa, como un cráneo,                         
los zapatos,                      
uno delante de otro, echando el paso.
Y una escarpia negra posada en lo blanco.
        


Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Rosa Chacel 

lunes, 29 de septiembre de 2014

en lo oscuro


"Y en la profunda oscuridad
permanecí largo tiempo atónito,
temeroso...
Soñando sueños que ningún
mortal se haya atrevido a soñar jamás
."
Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Edgar Allan Poe

lunes, 22 de septiembre de 2014

cartografía de tu cuerpo


Protegido en Betania
por los altos auspicios de una gentil higuera.
me acorraló en la siesta
el cetrino moscón de tu hermosura.
No tenía yo ánimo
de estar más tiempo ausente de mis lares.
Pero me diste vinos
de sabor delirante,
asilo amplio y sólido
en el vasto diván de tus secretos
delicados y oscuros.
Y lo que más se impuso
a mi ignara experiencia:
la sublime lectura
de tus huesos erguidos,
que han ilustrado, fieles desde entonces,
mis ojos y mis lágrimas.
Párvulo fui,
por un día, en Betania.



Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Vicente Núñez

lunes, 15 de septiembre de 2014

sin nada (cuento ácido)


SIN NADA


Me levanto temprano y me voy al chino de la esquina para saludar a los gatos que mueven la patita de arriba a abajo, como Hitler. Dan suerte y yo soy muy crédulo: una vez me creí que el ser humano era bueno por naturaleza y que regalar era mejor que ser regalado. Luego vuelvo a casa tras robar algo en el supermercado y disfrutar el colocón de adrenalina que te recorre el cuerpo cuando cruzas la puerta del comercio. Subo en ascensor, aunque vivo en un primero, porque yo también pago la derrama, y me pongo a mirar los grajos que revolotean frente a mi ventana. Yo soy más de cuervos. Me encanta encontrar o cambiar de sitio cosas brillantes por si vienen malos tiempos. No encuentro mucho sentido a nada pero al menos intento ser sincero y admito que la única patria que encuentro son esos momentos en los que te enciendes un cigarro para que aparezca de una vez un taxi.

Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Carlos Alonso Callero

lunes, 8 de septiembre de 2014

la vida es dura (pero me gusta)


La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros.

Oh vida, copa clara,
de pronto
te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.

No es cierto.

Pasa una noche lenta,
pasa un solo minuto
y todo cambia.
Se llena
de transparencia
la copa de la vida.
El trabajo espacioso
nos espera.
De un solo golpe nacen las palomas.
Se establece la luz sobre la tierra.

Vida, los pobres
poetas
te creyeron amarga,
no salieron contigo
de la cama
con el viento del mundo.

Recibieron los golpes
sin buscarte,
se barrenaron
un agujero negro
y fueron sumergiéndose
en el luto
de un pozo solitario.

No es verdad, vida,
eres
bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.

Vida,
eres
una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.

el que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos.
Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Pablo Neruda