Todas las imágenes contenidas en este blog son propiedad del autor. No pueden ser reproducidas ni utilizadas sin la autorización expresa del autor. Para cualquier consulta o comentario estoy a vuestra disposición en: gonzalo1958@yahoo.es

lunes, 14 de abril de 2014

ángeles


"Tras aquel viaje larguísimo por fin llegamos a la costa. Era 7 de Julio. Nuestro coche ya descansaba como un caballo fatigado en el aparcamiento y tú propusiste que nos diéramos el primer baño. De ese momento lo que más recuerdo son tus tobillos caminando por la arena unos metros por delante de mí. Dios, sólo te faltaban las alas. Eras un ángel. Siempre me preguntaba qué habrías visto en mí, por qué tanta suerte de encontrarte. Vivimos tres semanas increíbles en aquel pueblo de la costa con sus pescadores y sus casas blancas. Creo que era la primera vez que me veía con alguien a mi lado, pasando las horas en silencio, sabiendo que todo estaba bien, sin necesidad de hablar. Luego por las noches nos reíamos y bebíamos vino y comíamos los regalos del mar. Fue la última noche. Recostada sobre mi pecho dijiste: ¿Sabes por qué te quiero? Porque sé que caminas detrás de mí para mirar mis tobillos y en esos instantes me haces pensar que sólo te faltan las alas."

Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Marwan

lunes, 7 de abril de 2014

adiós


¿Miras este gigante corpulento
que con soberbia y gravedad camina?
Pues por de dentro es trapos y fajina,
y un ganapán le sirve de cimiento.

Con su alma vive y tiene movimiento,
y adonde quiere su grandeza inclina,
mas quien su aspecto rígido examina,
desprecia su figura y ornamento.

Tales son las grandezas aparentes
de la vana ilusión de los tiranos,
fantásticas escorias eminentes.

¿Veslos arder en púrpura, y sus manos
en diamantes y piedras diferentes?
Pues asco dentro son, tierra y gusanos.

Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Francisco de Quevedo

lunes, 31 de marzo de 2014

la primavera encarcelada


MI TRAPILLO

Dices que es por este maldito calor
que te deja tirada y sin brillo (un trapillo me dices),
pero yo sé que no.
Es el aire que llega cargado de esplendor
y el dulzón despertar de la huerta.
Es el sol con su añorada calidez.
Y esa luz.
¡Esta luz que llueve vida!
Las ganas de sal, de mar, de echar el cuerpo al sol sin más.
Los días largos, larguísimos.
Son esas cosas las que educan tu tristeza
dispuesta desde siempre a dejarse engordar
por cualquier primavera. Solo es eso,
la primavera te mata.
(Nada extraordinario.)
.



Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Vega cerezo

lunes, 24 de marzo de 2014

el huerto abandonado


¿Sabes?
Cuando me lo creo
soy capaz de hacerlo
muy mal.
Y luego no sé qué me duele más:
si el dolor físico o el otro.
Y al fin lo único que me queda de ti es tu olor
impregnando mi piel y mis labios.
Y un hueco terrible y oscuro
dentro de mi mente.
Entonces prometo por enésima vez
modificar comportamientos,
disciplinar emociones,
no volver a ser YO nunca más.
..
Foto y texto: Gonzalo Gallardo

lunes, 17 de marzo de 2014

siempre marejada


SIEMPRE MAREJADA

Ahora que somos olas sin espuma,
rumor y no fragor.
Mar en calma.

Ahora que el mundo palpita sereno
y las pleamares y bajamares
suceden a su ritmo natural.

Ahora que todo es en su exacto modo,
añoro nuestra agitación

más que nada en este mundo.
Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: Vega Cerezo

lunes, 10 de marzo de 2014

vergüenza


De trabajo en trabajo, el siguiente peor que el anterior.
Pronto vendrán, pensaba, tiempos mejores.
Todo cambiará y yo tendré mi cachito de sol.
Pero un día la cadena se rompió: ya no tendría mas trabajo.
La búsqueda, la angustia.
Más miseria si cabe.

Y al final la calle.
Pedir limosna.
La vergüenza.
El miedo a ser reconocida.
Me tapo la cara.

Soy invisible, no me veis… y yo tampoco quiero veros.

Foto y texto: Gonzalo Gallardo

lunes, 3 de marzo de 2014

para Irene


Palabras para Julia



Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre solo una mujer
así tomados de uno en uno
son como polvo no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otros hombres.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.






Foto: Gonzalo Gallardo
Texto: José Agustín Goytisolo